El mundo está a salvo en sus manos